17 de julio de 2014

Consejos en tu relación de pareja antes del embarazo

12 - Mayo -2014

Muy buenos días y para todas, aunque un poquito tarde FELIZ DIA DE LAS  MADRES, para las que tienen sus bebes y para las que los anhelamos con el alma y el corazón.

Les cuento de mi que he pasado un fin de semana hermoso ya que ayer cumplimos el primer aniversario de casados y lo hemos celebrado juntitos con una noche preciosa.
Ademas he llevado el control de mi ciclo, pero he notado que la temperatura se ha mantenido constante; incluso los días en que debía subir tras la ovulación, el flujo también se ha mantenido igual un poco espeso, tal vez este mes no ovule por que no se presentaron cambios ni en la temperatura ni en el flujo. Según lo que he investigado es normal que no se ovule en el primer mes tras dejar las píldoras. hay que esperar a que me llegue el siguiente periodo que esta para esta semana y ver que pasa.



Concejos en tu relacion de pareja:


Hace tiempo que la gente cuando te ve te hace la misma pregunta “¿Y los niños, para cuándo?” Estás muy bien con tu pareja, tienes un hogar consolidado y mucho futuro por delante. Quizá sea el momento de tener el primer hijo… ¿o no? ¿Cómo saber si está lista la pareja para ser padres? A continuación unos puntos a tener en cuenta antes de decidir tener hijo:

· Los dos en la pareja quieren hijos?

A lo mejor parece una pregunta tonta, pero muchas veces uno de los miembros de la pareja aún no siente ganas de ser padre. El convencimiento debe ser total y de los dos, los niños no se pueden devolver. Quizá la ilusión de uno de los miembros de la pareja hace que el otro se vea arrastrado a tomar una decisión. Antes de quedar embarazados es necesario un diálogo abierto y franco. Qué desea cada uno. Qué momento de la relación se transita. Qué proyectos tenemos. Solo si ambos están seguros de que es el momento de ser padres es que se puede seguir adelante con la idea.

·  No fuerces el tema de los niños

Si toman la decisión de tener hijos, debe ser una elección mutua impulsada por el deseo de los dos para con la relación. No dejes que las influencias externas u otras fuentes fuercen el tema: los dos tienen que estar listos. Si comienzas una familia antes de estar listo, o porque alguien te impulsó a hacerlo, pondrás en serio riesgo la integridad de tu relación.

· Tu relación debe ser sólida y estable

Muchas parejas cometen el terrible error de tener un hijo para llenar huecos y grietas en el matrimonio. Un niño no trae unión a una pareja en crisis, al contrario, el estrés y el cansancio muchas veces ponen en riesgo la relación. Los cambios en la dinámica familiar son tremendos y la pareja debe estar muy fuerte y unida para trabajar codo a codo en la crianza de los pequeños. La pareja debe estar muy unida y compenetrada, deben estar en la misma sintonía, tener planes comunes a largo plazo y confiar y respetar al otro en todos los sentidos. Convertirse en padres es cuidar y guiar a otro ser humano hasta que este sea capaz de hacerlo por sí mismo, es una tarea agotadora y bellísima que va a necesitar de un equipo sólido.

·  Planifica el futuro

El momento antes de tener una familia es bueno para charlar sobre cuándo quieres tener niños, si es que lo deseas, y cómo ese deseo interfiere con tus demás metas. Escribe las metas y establece plazos temporales para lograrlas en pareja. De esta manera, si toman la decisión de tener hijos, te sentirás preparado una vez que hayas logrado otras cosas que deseabas antes de tener una familia.

· Cambiar las prioridades:

Un bebé puede ser pequeño en tamaño pero será la personita más demandante con la que te vas a encontrar en la vida. Un niño va a exigir todo el tiempo libre del que dispone la pareja y más. Tendrás que decir “adiós” a las salidas espontáneas, las tranquilas veladas en un restaurante o al placer de una película en el cine. Fíjate bien si quieres realmente aceptar la responsabilidad de criar un niño y mira qué personas del entorno cercano estarán ahí para echar una mano de vez en cuando.

· Cuánto cuesta un hijo?

Primero los gastos son grandes pero después, a medida que el niño crece, los gastos crecen con él. Criar un niño desde su nacimiento hasta los 18 años tiene un costo alto. Es casi imperceptible y natural cómo nuestra economía se esfuerza para criar a nuestros hijos, pero es un elemento a tener en cuenta muy importante.

·  Disfruta de la espontaneidad

Una de las cosas que puedes disfrutar sobre tu relación antes de tener hijos es la habilidad de ser espontáneo. Sorprende a tu pareja con un viaje de fin de semana a algún lugar nuevo y exótico, coloca una tienda en el jardín y pasen la noche afuera bajo las estrellas, vayan a bailar a medianoche y disfruten de una caminata nocturna bajo la luz de la luna en un lago de la zona, y luego pasen la noche en un hotel. Existen muchas cosas que puedes hacer antes de tener hijos que requieren de muy poca o ninguna planificación, ¡disfrútalas!

CUANDO HA LLEGADO EL BEBE

Antes del nacimiento del bebé, ustedes eran una pareja. Ahora (tomen aliento), son padres. ¿De qué forma cambiará su vida cotidiana? Para comenzar con lo obvio, usted probablemente no dormirá lo suficiente durante los primeros meses de la vida de su bebé. Al principio, su pequeñito(a) puede que duerma solamente durante un par de horas a la vez, y cuando su pequeñito(a) se despierte, usted también lo hará. La consecuente deprivación de sueño puede hacer usted se vuelva irritable y convierta tareas fáciles como el ciudado de la casa y otros quehaceres en tareas difíciles simplemente porque usted tendrá menos energía y no será capaz de concentrarse tan bien como cuando podía descansar. Usted también se dará cuenta de que tiene menos tiempo para trabajar (bien sea en la casa o en la oficina), menos tiempo para usted, y menos tiempo para su pareja.
Un bebé también puede desencadenar una situación inesperada al despertar sorpresivos sentimientos de celos. A veces los nuevos padres se sienten celosos del bebé porque piensan que está tomando demasiado tiempo de su pareja. El papá puede que se sienta como la tercera rueda de la familia. O quizás esté celoso de que él no pasa tanto tiempo con el bebé como la mamá o que no ejerce su función de padre lo suficiente. Estos sentimientos son completamente normales cuando la estructura de una familia cambia de una forma tan drástica.
Las madres tienen sus propios retos a confrontar. El embarazo cambia temporalmente el cuerpo al que habían estado acostumbradas anteriormente, un par de libras de exceso y ojeras debido a las noches en las que no han dormido alimentando al bebé pueden hacer sentir a una mujer muy consciente de sí misma o menos atractiva a los ojos de su pareja. Algunas madres también encuentran difícil reconciliar la imagen de madre con la de una mujer sexualmente activa, por ello, pueden disminuir su interés en la intimidad.
Los cambios que puede traer un bebé afectan a más personas que a su familia inmediata. Repentinamente, familiares e incluso conocidos, tienen interminables historias y consejos sobre cómo criar a los niños. Los familiares pueden llegar a la casa sin previo aviso o establecer visitas regulares con el objeto de visitar al bebé. Justamente cuando usted tiene más que hacer de lo que cree que puede realizar, todas estas personas deciden quedarse a cenar en su casa. Aunque usted sabe que todos quieren lo mejor para el bebé, la presencia constante de estas personas a su alrededor puede hacerle sentir menos en control de su propia vida y su propio hogar.
Si algo le molesta, dígaselo a su pareja, pero asegúrese de que lo hace en el momento adecuado. Comenzar una discusión sobre quién dejó los platos sucios en el fregadero cuando el bebé está llorando para que lo alimenten no resuelve el conflicto. En lugar de reaccionar de este modo, planee una oportunidad para sentarse con su pareja una vez que hayan acostado al bebé. Sean honestos el uno con el otro, pero traten de mantener el sentido del humor. Escuche las preocupaciones de su pareja y no las critique. Y tenga en mente que la falta de sueño y el estrés pueden hacerle sentir más irritable. Por ello, haga un esfuerzo adicional para evitar cualquier tendencia a tener arranques impulsivos de temperamento.
Aunque su bebé los ha convertido en una familia de tres, usted y su pareja todavía necesitan tiempo junto para mantener viva la fuerza de la relación. Debido a que sus vidas ahora están más ocupadas, la mejor manera de disfrutar de tiempo juntos es planeándolo. Intenten organizar "citas" semanales - reservando a un(a) cuidador(a) de bebés - y salgan a cenar o a ver una película. Si todavía no quieren dejar al bebé con un(a) cuidador(a), hagan una cena especial en casa después de que hayan acostado al bebé.

Traten de ser conscientes de las emociones y necesidades de ambos. Si su pareja ha tenido un día particularmente agotador, ofrezca ocuparse del bebé para que él(ella) pueda disfrutar de un baño en la bañera, ver su programa de televisión favorito o leer un libro durante media hora. Lo más importante es que disfruten del tiempo con el nuevo bebé - su pequeñito(a) crecerá más rápido de lo que usted podrá darse cuenta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Facebook Favorites More